dimecres, 4 de maig de 2016

No sé qué decirte

a veces la vida está demasiado viva para mí.

Quiero entender qué está pasando. Quiero entender qué quiero. Quiero...que las cosas dejen de moverse por un momento.

Quiero lo sencillo, lo de a poquito y los cuidados. Quiero entender qué significan los cuidados en cada momento. Quiero no pensar en prioridades, pero también saber entenderme que las prioridades son elecciones, y elegir es definir, poner límites, construir la propia vida.

No hacerme a vivir con la ambigüedad, sé que no lo quiero. ¿Vivir con la incertidumbre? con cierto grado de incertidumbre, vale. Sé que puedo elegir en qué cosas asumir la incertidumbre, y seguramente poniéndole trabajo, hasta decidir en qué grado. Pero no es mi apuesta. Lo que yo quiero es la claridad.

Es un trabajo duro sacar desde las sombras todo lo que no se puede ver. Y quitar de en medio lo que se proyecta enorme, no dejando más hueco, comiéndoselo todo.

Me pregunto si la claridad y el miedo son contrarios
¿cuando entra una sale la otra?
No lo creo
Creo
que puedo mirar con claridad aun sintiendo miedo
y que puedo sentir miedo aún cuando miro con claridad
aunque siempre el miedo es más chiquito
o es, déjame repetirlo
es más claro.

Es más claro, un miedo más limpio.
No está agazapado, no está hecho bola. Está ahí, mirando conmigo. Hasta me encuentro en él.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada